Electric vehicle center display Interface conceptEl sector automovilístico es uno de los que más transformaciones está experimentando con los avances en materia de 5G; todo parece indicar que la tecnología móvil será capaz de ofrecerle al conductor novedosos servicios de abordo.

Ahora que la LTE Advanced va materializándose, la industria ha puesto en su punto de mira la tecnología móvil 5G (capaz de ofrecer mejoras significativas, como la reducción en la latencia, una mayor fiabilidad y un aumento en el rendimiento).

El sector automovilístico es uno de los que más en serio se está tomando las ventajas que el 5G puede ofrecer: desde conectar unos coches con otros a través del Internet of Things (IoT), hasta hacerlo con los servicios de tráfico y carretera (o incluso con peatones).

La tecnología 5G y la conducción autónoma

Uno de los campos que más podría beneficiarse de la tecnología 5G es el de la conducción autónoma. A día de hoy, y a pesar de que se han hecho algunas pruebas con coches que empleaban mapas digitales de alta resolución y sistemas de sensores a bordo, resulta imprescindible contar con una tecnología inalámbrica para poder avanzar en ese campo. Si queremos que los coches conduzcan solos, los vehículos no solo tendrán que llevar sensores a bordo, sino que deberán poder conectarse con otros vehículos e infraestructuras.

Se prevé que, cuando la conducción autónoma o semi-autónoma se convierta en una realidad, la conectividad inalámbrica proporcione a los conductores y pasajeros más servicios de entretenimiento u ocio a bordo, o permita usar el coche como un lugar de trabajo más. Se espera que, a medida que la conectividad del vehículo crezca, los fabricantes instalen paneles de control para facilitar el uso de estos servicios.

Incluso sin conducción autónoma, la conexión en vehículos ayudará a aumentar la seguridad vial y a mejorar el tráfico. Esta tecnología permitirá advertir al conductor de peligros en la carretera (averías, obras, accidentes, etc.), violaciones de tráfico o límites de velocidad, el paso de los servicios de emergencia, etc.

Ya se usan sistemas de navegación inteligentes que, con ayuda de mapas digitales y sistemas de geolocalización, son capaces de guiar a los conductores y llevarles por rutas con menos tráfico. Sin embargo, el uso de redes 5G, IoT y Big Data permitiría a estos sistemas ser todavía más eficientes (al poder recopilar información de otros coches, autoridades viales, etc.) y calcular las mejores rutas al momento.

Nuevos servicios y toda una industria emergente

La recogida de datos y conectividad vehicular impulsará nuevos modelos de negocio. Se espera que conceptos como los de “Pagar mientras se conduce” (pay as you drive) y “Movilidad como Servicio” (MaaS) aterricen pronto en el mercado. El primero ya lo usan empresas de alquiler de coches y aseguradoras. Sin embargo, gracias a la capacidad del 5G y el IoT para recopilar datos

fiables, lo lógico es que la prestación de este servicio se dispare y que la medición de datos se haga de manera mucho más rápida y sencilla.

El otro modelo de negocio, MaaS, permitirá a los conductores encontrar el mejor medio de transporte disponible en cada momento (favoreciendo combinaciones entre transporte público y privado). Dependiendo de las condiciones del tráfico y de los horarios de trenes y autobuses, los pasajeros podrán planificar su ruta o viaje de manera eficiente. También existe un tercer modelo de negocio que, si lo usan los fabricantes, permitirá a los conductores ahorrarse tiempo y reducir gastos. Se trata del “mantenimiento predictivo”. Los fabricantes podrían recoger datos procedentes de los sensores repartidos por las piezas del vehículo y calcular qué fallos o averías podrían darse. Así, podrían advertir a los propietarios directamente, mandando un mensaje a la consola del vehículo o llamándoles para que lleven su coche a revisión.

Para implementar los servicios previamente mencionados, la industria de la automoción y las operadoras de telecomunicaciones tendrán que garantizar primero que el 5G se encuentra disponible en las carreteras. Se deberá poner especial atención a las zonas rurales, en las que la cobertura de redes móviles suele ser deficiente, para garantizar que los servicios de transporte inteligente funcionan correctamente. La cobertura 5G deberá ser homogénea por toda la red. Además, el roaming jugará un papel muy importante para empresas logísticas y el sector del transporte profesional. Además de instalar redes 5G, las operadoras de telecomunicaciones deberán trabajar codo con codo con los fabricantes de vehículos y los organismos de tráfico para asegurarse de que se priorizan servicios tan importantes como la seguridad vi

Tal y como sucede con los desarrollos que han tenido lugar en el campo de la tecnología móvil, las redes 5G revolucionarán sectores como los del automóvil y cambiarán la forma en la que las empresas lanzan sus productos al mercado y la forma en como los clientes y los usuarios se benefician de éstos.


Sobre el autor

Javier García Berjano
Javier García Berjano
Online & Corporate marketing manager en Teldat. Javier gestiona la web, el blog y otras redes sociales, además de áreas de marketing corporativo en colaboración con las diferentes unidades de negocio de Teldat.  

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone