SD-WANComunicaciones empresariales. ¿Cuáles son las principales innovaciones de las comunicaciones corporativas? ¿Han progresado de forma paralela a las tecnologías orientadas a usuarios?

Hace unas semanas se cumplió el décimo aniversario del lanzamiento del primer iPhone. Resulta interesante retroceder en el tiempo para ver cómo era esta primera versión y descubrir algunas curiosidades que nos muestran cómo han evolucionado los smartphones en estos diez años.

En primer lugar, no existía Apple Store; por mucho que nos pueda sorprender hoy, las únicas aplicaciones que se podían disfrutar en un iPhone eran aquellas que venían instaladas de fábrica. La cámara no era tampoco un hito tecnológico, sus 2 Megapíxeles limitaban bastante sus posibilidades, que, por otro lado, únicamente permitían obtener fotografías, pero no videos.

En cuanto a las comunicaciones, aún la limitación era mayor, dado que la conectividad a la red estaba basada en tecnología 2G/Edge. Aunque la necesidad de velocidad era modesta, por  la pobre colección de aplicaciones  y porque no había, por ejemplo, ninguna forma de incluir fotografías en los mensajes.

Hoy nos quejamos de la duración de las baterías de los smartphones, pero nada comparado con la tecnología de hace diez años. Apple aconsejaba a sus clientes no habilitar el GPS o el Wi-Fi si no era estrictamente necesario, ya que reducía la duración de las baterías a unas pocas horas.

A pesar de todo, es indudable que el primer iPhone supuso un salto tecnológico importante, no olvidemos que hace un decenio los líderes del mercado eran marcas hoy en día prácticamente desaparecidas como Blackberry, Palm o Nokia, y que Android aún tardaría bastante en ver la luz.

La evolución de las comunicaciones en la empresa durante los últimos 10 años

La vorágine tecnológica en la que vivimos a veces trivializa la formidable evolución que se produce a nuestro alrededor. Pero es evidente que en estos diez años las comunicaciones personales han cambiado radicalmente. Ahora bien, ¿ha sucedido lo mismo con las comunicaciones de las empresas? Lo lógico sería que la evolución fuera cuando menos paralela. Sin embargo, basta echar una mirada atrás para comprobar que no ha sido así.

Hace una década las comunicaciones de empresa se basaban mayoritariamente en redes MPLS, tecnología que proviene de finales del siglo pasado y que hoy en día sigue siendo mayoritaria para las comunicaciones de empresa. Ha cambiado lógicamente el mecanismo de transporte: hemos pasado de ADSL a ADSL2, ADSL2+, VDSL y VDSL2, y más recientemente fibra óptica, que nos ha permitido aumentar en velocidad. Pero la tecnología subyacente de la red sigue siendo la misma. Los procesos de provisión, gestión y operación prácticamente no han cambiado en la última década y media, lo cual comparado con la evolución de las tecnologías de la información es del todo incomprensible.

Qué cambios y mejoras reales se han introducido en las comunicaciones corporativas?

Ahora, la tecnología ofrece la posibilidad de utilizar líneas de Internet con aceptable seguridad y fiabilidad para las comunicaciones empresariales, tomando decisiones de encaminamiento basadas en las aplicaciones que  generan el tráfico en lugar de la “antigua” tecnología basada en direcciones IP. Esto permite realmente alinear el funcionamiento de la red a las necesidades del negocio.

Hoy la tecnología permite automatizar totalmente la instalación de nuevas sedes sin que sea necesario desplazar a personal técnico mínimamente formado. O conocer exactamente cómo todas y cada una de las aplicaciones hacen uso de la red en cada momento y lugar. Actualmente  es posible modificar el comportamiento de la red en minutos y de forma sencilla, en lugar de solicitarlo a un centro de gestión con una inercia enorme que típicamente requiere semanas para aplicar grandes cambios. El margen de maniobra es enorme y los aires de cambio del  SD-WAN han empezado a soplar.

 Teldat apuesta por estos cambios, y se ha propuesto como reto ofrecer una solución que facilite la transición  gradual para minimizar el riesgo y  el impacto que supone un cambio radical en la red de comunicaciones.


Sobre el autor

Marcel Gil
Jefe de línea de negocio: SD-WAN

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone