digital transformationÚltimamente, en cualquier parte donde se mire se encuentra un artículo sobre Transformación Digital. Todos los blogs (incluido este), y revistas digitales o físicas están llenas de contenido hablando de la digitalización de las empresas, sus ventajas, inconvenientes y riesgos, y cual es forma más eficaz de acometer un proceso de este tipo. Y todo esto, nos hace a veces perder de vista una cosa: La Transformación Digital supone el uso de una serie de herramientas tecnológicas que sólo tiene sentido si la organización sobre la que se aplican tiene un modelo de negocio rentable y unos procesos definidos y adecuados a la época en la estamos que lo hagan posible. 

En cualquier otro caso, plantear la Transformación Digital de una empresa, cualquiera que sea su tamaño podrá de relieve la mayoría de los fallos que existen en su modelo de negocio en sus procesos, lo que puede tener consecuencias desastrosas, salvo que se aproveche la ocasión para corregirlos y relanzar la organización.

En tiempos como los que vivimos, la Transformación de las compañías no es una elección. El mundo se mueve y cambia más rápido que nunca, y los directivos de las empresas lo saben. Igual que lo saben, lo detectan y lo utilizan los directivos de las empresas clientes y competidores. Y las empresas que no sean capaces de detectar los cambios a tiempo y adaptarse, tendrán problemas. Nada diferente de lo de siempre salvo por dos factores: que la velocidad y la envergadura de los cambios es mayor que nunca y que mientras todo el mundo está focalizado en la Transformación Digital es posible que haya otras transformaciones que deban acometerse primero.

Dentro de los procesos de transformación (en genérico) hay varios factores que influyen en la transformación exitosa de una organización:

  • Objetivo: ¿En qué quiere convertirse la organización? ¿Qué quiere conseguir? ¿Cuál es el motivo de la transformación? El objetivo de una transformación busca cambios a largo que adapten la empresa a las nuevas necesidades y características de su entorno, y aumenten su competitividad.

 

  • Personas: Cualquier organización, entendida como las personas que trabajan en una empresa, puede tumbar un proceso de transformación si no lo entienden, no lo aceptan o no lo consideran factible. Independientemente del tiempo y los recursos que se hayan invertido en diseñarlo, la resistencia al cambio está en todas las organizaciones. Por eso es tan importante considerar la composición de la plantilla y establecer los procesos de formación y concienciación necesarios para que todos los empleados sean los verdaderos motores del cambio que la organización necesita.

 

  • Consistencia: Tiene mucho que ver con el objetivo. Y consiste en mantenerse firme en la estrategia para alcanzarlo. Los problemas aparecen cuando o bien se cambia el objetivo, lo que además de un alto coste económico poder tener un elevadísimo coste en lo que se refiere clientes y otros actores del mercado, o bien se varía constantemente la estrategia para conseguirlo. En este caso, el daño puede ser todavía más grave, ya que lo que se pierde es credibilidad ante la organización lo que normalmente termina con la desmotivación de los empleados que acaban por irse… o aún peor, por quedarse. 

Para una empresa que se dedica a la tecnología, como es el caso de Teldat, el proceso de transformación debe ser constante y continuo, ya que de otra manera hubiera sido imposible permanecer en un mercado tan exigente como este durante más de treinta años. En lo que respecta a la definición de objetivos, nuestros cambios tienen que ver con modificaciones significativas en nuestra tecnología y en nuestro modelo de negocio, como lo son todos los relacionados con la nueva línea de productos relacionados con las redes definidas por software (SD-WAN) y todo lo relacionado con los cambios que se prevén a futuro en este mercado, en los que estamos ya trabajando.  Si miramos hacia nuestras personas, durante el 2016 han sido muchas las personas que se han incorporado a Teldat, la gran mayoría muy jóvenes. Ellos están aportando una visión nueva y diferente de hacer las cosas que complementa perfectamente la experiencia de los que ya estamos en la organización, lo que favorece en gran medida el cambio interno.

 

Y la consistencia de nuestro objetivo y nuestra estrategia, ante la enorme transformación de las redes WAN corporativas que está por venir, es algo que todos nuestros seguidores y clientes podrán comprobar en los próximos meses.

 


Sobre el autor

Lola Miravet
Lola Miravet
Ingeniera de Telecomunicaciones, es la Directora del Departamento de Marketing Corporativo de Teldat

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone