Intent-based networkingEn la primera entrada que escribí a principios de año abordé temas que, según el mercado, parecía que iban a ser importantes en 2018. Entre otros, cité las tecnologías SD-WAN, 5G y Big Data, y también mencioné la inteligencia artificial y algunos otros. Sin embargo, no hice comentario alguno sobre las redes basadas en la intención.
Puede que hablar de 2018 como un año clave para este tipo de tecnologías sea precipitarse un poco, pero conviene no perderlas de vista porque algunos analistas importantes coinciden en que estas redes se convertirán en uno de los grandes hitos venideros. Ahora bien, ¿qué son estas redes basadas en la intención?

Las redes basadas en la intención: inteligencia y automatización

Se trata de una tecnología que combina la inteligencia artificial y el aprendizaje automático con el fin de automatizar tareas administrativas y conseguir que las redes sean capaces de gestionarse por sí solas. Puede que esto parezca lógico; pero, hoy en día, tres cuartas partes de las redes se gestionan manualmente. Eso quiere decir que los administradores tienen que crear los scripts/interfaces de línea de comandos para que los dispositivos y equipos puedan desempeñar sus tareas.
En lugar de, como pasa ahora, decirle a la red lo que tiene que hacer exactamente, sería mucho mejor decirle lo que se quiere.
De hecho, el objetivo final que se persigue es poder decirle a la red lo que se quiere por medio de una interfaz gráfica de usuario fácil de utilizar. Pero ¿no se parece esto a la tecnología SDN/SD-WAN? Pues sí, en cierta medida esto es lo que pretenden las redes SDN/SD-WAN. Sin embargo, las redes basadas en la intención van un paso más allá, ofreciendo mayores cotas de inteligencia, un mejor control de acceso, gran escalabilidad, seguridad y la posibilidad de gestionar dispositivos pertenecientes a múltiples fabricantes. De ahí que cientos (o incluso miles) de dispositivos puedan funcionar fácilmente como uno solo, sin necesidad de recurrir a los muchos administradores de red que se precisan en estos momentos.
Las redes basadas en la intención harán que la forma en la que gestionamos las redes corporativas cambie. El objetivo es que los operadores y el personal informático ya no tengan que realizar tareas rutinarias y aburridas. En su lugar, se emplearán procesos automatizados que reducirán el margen de error y aumentarán la eficacia de las redes. A medida que estas vayan creciendo y cuenten con más centros de datos, nubes públicas IoT, etc., las redes basadas en la intención deberían ir abarcando cada vez más.

¿Cuándo se generalizará el uso de redes basadas en la intención?

Aunque el 2018 no sea el año de las redes basadas en la intención se prevé que los primeros años de la década de 2020 sean cruciales. Dicho esto, es interesante estudiar el mercado y ver que algunas empresas ya operan con este tipo de redes en 2018. A menudo, se trata de empresas dedicadas a la orquestación de redes (es decir, las que separan los servicios de red de los dispositivos hardware). Otras empresas buscan crear copias software de las redes con el objetivo de moldearlas y probarlas sin dañar la red física. También están las empresas que estudian las redes basadas en la intención desde el punto de vista de los sistemas operativos, y que pretenden automatizar por completo el ciclo de vida de la infraestructura de red y los servicios.
Resulta evidente que las empresas tienen enfoques distintos cuando se trata de redes basadas en la intención, y que esta tecnología representa, junto con las redes definidas por software, una gran innovación.
En Teldat, como ya hacemos con muchas otras tendencias como SD-WAN (una tecnología que se ha convertido en una de nuestras grandes apuestas comerciales a corto plazo), nunca perdemos de vista los avances que se hacen en este campo.


Sobre el autor

Javier García Berjano
Javier García Berjano
Online & Corporate marketing manager en Teldat. Javier gestiona la web, el blog y otras redes sociales, además de áreas de marketing corporativo en colaboración con las diferentes unidades de negocio de Teldat.  

Comparte este post