IoTA pesar de que aún estamos lejos de la predicción de Intel que anunciaba la existencia de 26 dispositivos por persona en 2020, no cabe duda de que el Internet de las cosas (IoT) ha llegado para quedarse, y que será una tecnología en aumento en los próximos años.

El mismo informe de Intel, ubicaba un 40,2% de los dispositivos en el entorno empresarial. Un dato lógico si comprendemos que esta tecnología tiene un potencial enorme para aportar eficiencia y aumentar los beneficios de las empresas que integren el IoT en su modelo de negocio.

Y la realidad va mucho más allá. Ninguna compañía que pretenda ser duradera y evitar caer en la obsolescencia puede ignorar que integrar el IoT es una cuestión de inteligencia, pero también de necesidad.

Esta tecnología no solo tiene que adaptarse al modelo de negocio de cada empresa, sino que también va a cambiar radicalmente la relación entre vendedor y cliente. Todos hemos visto los últimos desarrollos de los coches o camiones autónomos. Si predecimos que esta autonomía será una realidad algún día, y que dichos vehículos serán capaces de tomar decisiones como a qué gasolinera ir, los clientes podrían comenzar a ser las cosas, y no las personas.

El Internet of Things y la experiencia del cliente

Según el informe de Forbes Insight, The Internet of Things: From Theory to Reality, el estado de desarrollo de programas significativos de IoT en las compañías es de alrededor de un 40% a nivel global, con Europa y América como los continentes más avanzados, ambos con un 44%. Y una de las áreas con más desarrollo en el IoT es la experiencia del cliente, dado que la tecnología permite confeccionar productos a medida, tener una mayor predicción de la demanda y digitalizar productos y servicios. La suma de estos factores contribuye a que las empresas puedan permitirse aún más situar al cliente como una prioridad y dar al cliente una experiencia premium y totalmente personalizada, sin gastar demasiados esfuerzos humanos en ello.

Áreas y factores determinantes en la empresa a la hora de implementar el IoT

El mismo informe da unas pinceladas sobre las cuestiones que tiene que tener en cuenta cualquier empresa al adoptar tecnología IoT:

• Modelo de negocio: No es posible entender IoT como una tecnología que se compra y se instala. Cada empresa debe estudiar minuciosamente su modelo de negocio para desarrollar soluciones que integren esta tecnología, pero que sean adecuadas.

• Talento: La implantación de este tipo de soluciones requieren la colaboración e implicación de toda la organización, y no solo del departamento de IT. Por este motivo, se hace necesario contar con una o varias personas que actúen como arquitectos de IoT y que sean capaces de colaborar con los diferentes actores, establecer procesos y así tener el éxito deseado.

• Noción de urgencia: Dependiendo de cómo se gestione la implantación de esta tecnología, las soluciones serán una ventaja o una desventaja competitiva respecto a los demás competidores, así que se debe establecer en todos los empleados un compromiso firme y una noción de urgencia.

• Ciberseguridad: Al crecer la interconectividad y la cantidad de dispositivos, también se incrementa el número de puntos con peligro de ser pirateados. Cualquier empresa que quiera adoptar e implementar estrategias de IoT, debe asumir la seguridad como punto fundamental para que el desarrollo obtenga éxito.

En Teldat, nos colocamos a la vanguardia tecnológica, desarrollar productos y soluciones que permitan, tanto a nosotros como a nuestros clientes, satisfacer las demandas que surgen en la transformación digital.


Sobre el autor

Alicia Ruppel
Alicia Ruppel
Socióloga y parte del Departamento de Marketing Corporativo de Teldat, Alicia está especialmente involucrada en materia de diseño, eventos y producción de vídeo.

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes



| Etiquetas: