electronic manufactureSubcontratar la fabricación conservando la autonomía sobre el diseño y el producto; un delicado equilibrio narrado a través de una breve historia de la industria electrónica.

El 30 de Junio de 1948, The New York Times dedicaba un espacio de unos 10 cm en la página 46 a un nuevo invento: un dispositivo llamado transistor que tiene algunas aplicaciones en radio, donde habitualmente se usa una válvula  de vacío”. [1] Se desvelaba lo que Bell Laboratories (El departamento de I+D del operador telefónico AT&T) había desarrollado y patentado en 1947. Tan modesto anuncio del elemento básico de la electrónica fue seguido de un plan de introducción en el mercado un tanto agresivo.

AT&T renunció a los royalties en el uso de los transistores en aparatos de ayuda auditiva, parece que como continuación al trabajo de A. Graham Bell en favor de los sordos. No había a la vista muchas más aplicaciones. Tan solo 67 años después, es decir un instante en la historia,  llevamos encima cientos de miles de transistores en teléfonos y otros dispositivos, e interactuamos con otros tantos millones en nuestra vida diaria. La práctica totalidad de aparatos electrónicos dispone de uno o más circuitos integrados, compuestos de transistores soldados a un circuito impreso.

El tiempo transcurrido es menor si consideramos que el circuito integrado (IC, Integrated Circuit), el dispositivo multitransistor que ha permitido el uso masivo de la electrónica, se introdujo en el mercado a principios de los años 60 del pasado siglo.

Incluso es más reciente la aplicación de los ICs en aplicaciones comerciales, tras la habitual introducción por los agentes de la innovación. En este caso las industrias militar y espacial pagaron los altos costes de desarrollo y fabricación inicial. Nos asombra ver ahora cómo era de rudimentario el procesador que llevaba el Apolo 11 en 1969.

Los circuitos impresos (PCB) con ICs soldados están ahora en todas partes, desde nuestros bolsillos a nuestros coches. Necesitamos millones de estos subsistemas, montados, probados y entregados a los consumidores privados y profesionales.

Los grandes conglomerados de fabricantes en el sector de la electrónica

Las compañías de la industria electrónica nacieron como empresas integradas, IDM (Integrated Design and Manufacturing) en sectores como el industrial, el de consumo, las comunicaciones y los computadores. Llegaron los grandes conglomerados de los años 70 y 80 del siglo XX, uniendo diseño y fabricación, a menudo en la misma localización física. Pensemos en las americanas GE, HP o IBM. O en las Europeas Philips o Siemens, con actividad en más de uno de los campos citados. Esas dos décadas también vieron el auge de las grandes corporaciones japonesas como NEC, Toshiba o Sony.

Pero con la llegada de los años 90, el mundo cambió. Seguramente los cambios respondan a una transformación más general; pero lo que a nosotros nos interesa es la metamorfosis en materia de fabricación electrónica. La industria de los ordenadores evolucionó hacia el PC (Personal Computer), con volúmenes mucho mayores pero márgenes comerciales mas bajos. Las comunicaciones dejaron atrás los tiempos de los monopolios de los operadores para virar hacia la digitalización y la convergencia. La telefonía móvil surgió situándose al fin sin fronteras muy claras con el consumo. Y la propia electrónica de consumo se amplió con los juegos, los electrodomésticos y los más nuevos productos digitales. Además llegó un nuevo actor: el automóvil. Todos necesitábamos cada vez más subsistemas fiables a precio competitivo.

Las compañías occidentales iniciaron el cambio. Posiblemente porque las industrias europea y americana estuvieron siempre inspiradas en los principios de Taylor y Fayol, que al fin podrían resumirse con la siguiente máxima: “Existe  una manera óptima de hacer cada cosa y los ingenieros están para descubrirla e implementarla”.

La separación de la fabricación respecto a otras áreas de la empresa

De modo que mantener integrados diseño, fabricación y marketing puede no ser la manera óptima de operar. En general, la fabricación, bajo la presión de la productividad, se separó habitualmente de otras actividades. Por mencionar un ejemplo bien conocido, IBM, líder en fabricación de computadores, cambió hacia otras actividades para no perder el liderazgo. Bajo la presidencia de L. Gerstner (nombrado para el cargo en 1993), casi todas las fábricas fueron vendidas. Pero los europeos siguieron el mismo camino, como fue el caso de Ericsson, por ejemplo. Y sin previo aviso ni publicidad de ningún tipo, el proceso fue implementándose progresivamente en las principales compañías. Finalmente, incluso en las grandes firmas japonesas; con su reputación de ajustarse menos al  paradigma del taylorismo, acabaron también vendiendo o cerrando muchas plantas.

El público a menudo desconoce el hecho de que las plantas en otro tiempo integradas en nombres conocidos de la industria electrónica pasaron a formar parte de grandes conglomerados, algunas veces globales. En algún caso permanecen como empresas locales, pero trabajando para más de un OEM (Original Equipment Manufacturer) y no siempre incluyen a su antiguo propietario. La compañías fabricantes se conocen habitualmente como EMS (Electronic Manufacturing Suppliers) o CM (Contract Manufacturer).

Los grandes nombres globales de la fabricación electrónica como Flextronics, Sanmina, Celestica o Jabil son poco conocidos para el gran público. Tal vez la excepción sea Foxconn (Hon Hai Precision Industries), número uno mundial que apareció en los noticiarios  por sus conflictos con los trabajadores. Con origen en Taiwan, tiene factorías por todo el mundo, pero la mayor se encuentra en la China continental. Es un hecho conocido que Foxconn fabrica productos como iPhone, ipad, Xbox, GoPro… Tampoco es un secreto que muchos productos Apple declaran “diseñado en California, hecho en China”

Para hacernos una idea, la producción de los 50 primeros CMs cubre la mayoría de la fabricación mundial. Esta es la lista de los principales en  2014  [2]

1- Foxconn                 Taiwan

2- Pegatron                 Taiwan

3- Flextronics              Singapore

4- Jabil            USA

5- New Kimpo           Taiwan

6- Sanmina                 USA

7- Celestica                 Canada

8- Benchmark             USA

9- Shenzen Kaifa        PRoC

10 USIS                      PRoC

Hay, además, un tipo de fabricante que añade capacidad de diseño, normalmente referido a un campo como PC, tablets, comunicaciones o consumo. En ciertos casos, el diseño se confía total o parcialmente a estos especialistas. Son los llamados ODM (Original Design Manufacturer) o a veces JDM (Joint Design Manufacturer).  Muchos modelos de PC, bajo nombres bien conocidos, son en realidad fabricados y algunas veces diseñados por Compal, Quanta o Qisda. Y lo mismo podemos decir de otros muchos productos.

La subcontratación de la fabricación y, en ciertos casos, del diseño (especialmente hardware) puede mejorar el tiempo de introducción en el mercado de nuevos productos, ganar competitividad y en cierta medida dar acceso a compañías pequeñas a las facilidades y ventajas en la producción propias de las grandes factorías.

Teldat siempre ha buscado la eficiencia en la producción con el objetivo de entregar a sus clientes productos competitivos. Ha mantenido siempre una combinación de CMs locales con los mejores fabricantes globales. Pero siempre manteniendo un control total sobre el diseño  y los propios procesos de fabricación para asegurar la máxima calidad y prestaciones de los equipos. Un delicado equilibrio que merece la pena conservar en post de la satisfacción de nuestros clientes.

[1]  D.Manner, T.Makimoto,“Living with the Chip” p.21, Chapman & Hall, UK 1995, ISBN 0412616904

[2]  source MMI, Manufacturing Market Insider, 2015


Sobre el autor

Pedro Aparicio

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone