sd-wanLa banca fue uno de los primeros sectores en conectar telemáticamente sus oficinas y cajeros automáticos con los servicios centrales. La llegada de las primeras líneas punto a punto lo hizo posible. De esta manera, los movimientos realizados en las cuentas de los clientes se actualizaban en tiempo real en los ordenadores centrales. Esto que hoy damos por sentado fue toda una revolución en su día. ¿Qué ha sucedido desde entonces hasta ahora? ¿Qué papel juega la tecnología SD-WAN para la conectividad en oficinas bancarias?

Durante esa primera época de dominio del X.25, Internet era poco más que un juguete de laboratorio oculto en las universidades. Sin embargo, el juguete acabó saltando a los hogares por medio de módems de línea telefónica, caros y lentos. El gran público ya quería acceder a Internet para poder visitar las páginas web, que entonces empezaban a popularizarse. Recordemos la lucha que hubo por conseguir la tarifa plana de datos, aspiración máxima de todo buen internauta de finales de la década de los 90. ¡Qué tiempos!

Las redes de telecomunicaciones para empresas continuaron evolucionando de espaldas a los servicios residenciales, pasando por sucesivas generaciones como Frame Relay y ATM. Fue en ese contexto, cuando apareció un cambio disruptivo que permitió llevar grandes anchos de banda hasta el hogar: el ADSL.

La llegada de la tecnología ADSL generó una inmediata distorsión en el mercado. Por primera vez los anchos de banda ofrecidos a los hogares eran mayores que los disponibles en las oficinas de empresa. Por si fuera poco, los costes eran mucho más bajos… Y esta situación se ha mantenido hasta nuestros días, con una fibra óptica residencial mucho más barata que su equivalente empresarial. ¿Cómo justificar este desfase en costes y en prestaciones? ¿Están las empresas pagando más por menos? Esta es la pregunta que tenemos que responder. Veámoslo.

Primeras experiencias de uso de Internet

El carácter público y no garantizado del servicio en Internet, junto a las posibles amenazas de seguridad, mantuvo a la banca inicialmente alejada de su uso para las comunicaciones corporativas. Sin embargo, la ubicuidad de Internet, la rapidez de provisión y el potencial de ahorro en costes animaron a las primeras experiencias de uso. En 2002, uno de los mayores bancos de España inició el primer despliegue de cajeros automáticos conectados a Internet a través de ADSL. La seguridad quedaba garantizada mediante cifrado IPSec.

A aquella primera experiencia exitosa siguieron otras que ya se pueden considerar como verdaderas precursoras de la actual tecnología SD-WAN. Hablamos de redes híbridas en las que cada oficina tiene doble infraestructura: línea empresarial MPLS y línea de Internet. Las ventajas de esta arquitectura son evidentes.

En primer lugar, se dispone de un verdadero backup donde hasta la red del operador está redundada; por tanto, la oficina está protegida incluso ante posibles caídas generales de la red MPLS. Y en segundo lugar, el backup es activo-activo, es decir, la línea de Internet se puede utilizar de manera simultánea, encaminándose a través de ella aquel tráfico que se adaptan mejor a su uso por su mayor peso o menor criticidad.

La llegada de la era SD-WAN

La implantación de las redes híbridas tiene una mayor complejidad, y hay que considerar este hecho como un coste más. Es aquí donde aparece la tecnología SD-WAN, redes WAN definidas por software, con la promesa de simplificar al máximo la operación de una red basada en múltiples líneas WAN de Internet.

Como factores de adopción de la tecnología, podemos resaltar los siguientes:

La topología de las redes de empresa ha cambiado. No solo hay que comunicar las oficinas con los servicios centrales. Muchas aplicaciones ahora están alojadas en la nube pública y a ella se llega de manera mucho más eficientedirectamente a través de Internet. Lo mismo se puede decir del uso de plataformasSaaS, software as a service.

La fiabilidad de la fibra óptica de residencial es comparable con la empresarial. Y si una única línea de residencial no es suficiente garantía, nada impide utilizar dos o más, incluso de distintos operadores.

• Rapidez de provisión y homogeneidad. La provisión de líneas de Internet es mucho más ágil y el escenario de comunicaciones es homogéneo en cualquier lugar del mundo, una vez se superpone el overlay SD-WAN. Esta ventaja es especialmente importante para corporaciones de ámbito multinacional.

• Mayor control de las comunicaciones.La tecnología SD-WAN permite tener completa visibilidad y control del nivel de servicio que se da a cada aplicación. Además, las funcionalidades de la red SD-WAN se pueden consumir medianteAPI-REST, lo que permite integrar fácilmente la provisión y explotación de la red con los procesos de negocio.

• Y, por supuesto, el ahorro de costes. Pero ni siquiera es éste ya el factor más importante. La necesidad de dotar a las oficinas de acceso directo a Internet ya no se discute: viene forzada por el cambio en el paradigma de comunicaciones. Ahora la prioridad es estar preparado paraacceder a la nube de manera eficiente.

Internet ha llegado a la oficina bancaria para quedarse. Las redes MPLS seguirán teniendo su presencia, especialmente en España donde han alcanzado un nivel de prestaciones y costes muy competitivos.

Sin embargo, en los próximos meses veremos cómo más y más redes evolucionan hacia el paradigma SD-WAN, más aplicaciones se van a la nube y más software se consume como servicio. SD-WAN ha aterrizado en la oficina bancaria.


Sobre el autor

Luis Ovalle
Luis Ovalle
Luis Ovalle es Ingeniero de Telecomunicación y Key Account Manager en la unidad de negocio de Iberia.

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes



|