smartgridLos despliegues de redes inteligentes suelen abarcar grandes territorios con distinta orografía, densidad de población y características climáticas; su viabilidad económica depende del uso de las tecnologías más apropiadas para cada “segmento” de territorio.

Teldat asistió como espónsor al evento EUTC (European Utility Telecom Conference) en Dublin.  Tuvimos la oportunidad de conocer las tecnologías más utilizadas en despliegues de Smart Grid y cómo estas optimizan costes de despliegue y mantenimiento adecuándose a determinadas tipologías de entorno.

Existen multitud de tecnologías de transmisión de datos en redes de comunicación en el ámbito de las ciudades inteligentes. Entre ellas, cabe mencionar el uso de tecnologías cableadas como PLC (de banda ancha y de banda estrecha), fibra y xDSL; además del uso de tecnologías inalámbricas como 3G/LTE, 6LoWPAN y SigFox.

El problema del cableado en los despliegues de Smart Grid

Las tecnologías basadas en cable son eficientes en entornos de alta densidad donde el cableado necesario cubre un gran número de dispositivos a comunicar. Por ejemplo, en grandes ciudades, el despliegue de fibra para cubrir una manzana con miles de hogares. Dependiendo de la tecnología se puede utilizar el mismo cable que se usa para transportar la energía eléctrica (PLC), pares de cobre xDSL, o necesita un cable específico (fibra). Además, el alcance también dependerá de la tecnología escogida.

El PLC es una de las soluciones preferidas por las compañías eléctricas, ya que pueden reutilizar el cableado necesario para el transporte y distribución eléctrica. Sin embargo, el alcance de esta tecnología se reduce a pocos kilómetros. Por tanto, el uso de PLC es especialmente interesante para comunicaciones por cable de corto alcance (por ejemplo, entre contadores eléctricos y centros de transformación/distribución o entre subestaciones cercanas).

En aquellas subestaciones que comparten redes de comunicaciones de otras operadoras y redes de distribución eléctrica existe un cableado de comunicaciones reutilizable mediante tecnologías xDSL, con alcances de hasta 20-30km, sin que sea necesaria una  instalación de cable adicional. Relegando la fibra para comunicaciones de larga distancia entre centros de alta-densidad o para nuevas redes eléctricas (donde se instala la fibra durante el proceso de despliegue del cableado eléctrico con un coste marginal).

Existen escenarios donde la calidad del cableado hasta los hogares no permite comunicaciones fiables por PLC debido a posibles interferencias. En estos casos, el uso de radiofrecuencia como 6LoWPAN se convierte en una solución que evita cablear hasta los usuarios finales. Tecnologías como SigFox son especialmente interesantes por el bajo consumo, y están tomando cada vez mayor importancia en despliegues de agua y gas donde no se pueden alimentar eléctricamente equipos de la red por motivos de seguridad. No obstante, esta tecnología requiere una red de estaciones base que proporcione cobertura en la zona, lo que requiere una densidad de dispositivos que justifique el despliegue.

3G/LTE

Como tecnología inalámbrica más extendida tenemos 3G/LTE, que permite reutilizar la infraestructura de cobertura de las operadoras de telecomunicaciones en entornos rurales y de baja densidad disminuyendo la inversión inicial necesaria. El uso de redes de terceros implica, además, el empleo de tecnologías de gestión y cifrado que garanticen la independencia e integridad de las comunicaciones.

Teldat se ha especializado en el uso de tecnologías celulares como EDGE/3G/LTE en los despliegues de Smart Grid situándose como líder en suministro de equipamiento de comunicaciones de alta-gama, con motor de cifrado y herramientas de gestión masiva, diseñado para su uso en zonas remotas y desatendidas.


Sobre el autor

Francisco Guerrero
Jefe de línea de producto: Transporte y Utilities

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone