(English) Dismantling the ISDN and POTS networks

100039145¿Cómo ayudamos a los operadores a realizar el desmantelamiento de su red RDSI de forma sencilla, transparente y económica?

Las redes de comunicaciones tradicionales, RDSI y POTS, se han quedado obsoletas; primero porque han sido desplegadas con una tecnología del pasado en la cual el equipamiento que compone dichas redes ha llegado en muchos casos a un “fin de vida” (EOL) y segundo, porque muchos de los  expertos y técnicos en dicha tecnología entran ya en su periodo de jubilación.

Sin embargo hay millones de líneas en servicio y millones de clientes que las usan a diario en hogares y empresas, tanto para comunicaciones de voz como para comunicaciones de datos. Los operadores de comunicaciones, propietarios de dichas redes, se ven ante la necesidad de reemplazarlas por una nueva tecnología. El desmantelamiento de la vieja red va acompañado del despliegue de nuevas redes de ultra banda ancha.

Migración de la telefonía tradicional a la IP

La migración de la telefonía tradicional a servicios convergentes basados en IP es una parte clave de dicho desmantelamiento, aunque los datos ya se transmiten en IP desde hace tiempo, los servicios de telefonía siguen usando mayoritariamente las antiguas redes RDSI y POTS.

Uno de los principales retos que tienen los operadores a la hora de realizar la migración, es conservar los clientes, ya que ante un cambio radical o abrupto, éstos podrían plantearse cambiar de proveedor. Por ello, para el cliente final, la transición debe ser tan transparente y tan escalonada como sea preciso.

Esto se traduce principalmente en tres factores:

  • El cliente deberá poder seguir usando su infraestructura de voz existente (centralitas y terminales telefónicos) el tiempo que necesite.
  •  La nueva red no debe perder las funcionalidades avanzadas que ya se estén usando.
  •  La calidad del servicio debe como mínimo, mantenerse.

Necesidades de las operadoras

Desde el punto de vista propio del operador, las prioridades son:

  • Los nuevos servicios convergentes tienen que poder ser desplegados de manera masiva y eficiente.
  • Integración con los sistemas de instalación y gestión modernos propios de las redes de ultra banda ancha.
  • La infraestructura convergente debe poder auto-instalarse (“zero-touch configuration”), normalmente mediante TR-69.

Además, el operador necesita una línea de producto para el local del cliente que integre las funcionalidades avanzadas de los equipos empresariales de acceso a redes de ultra banda ancha con las funcionalidades avanzadas de telefonía para empresas, como centralitas IP y “media gateways”.

Con un ecosistema de funcionalidades y accesorios, como teléfonos IP, teléfonos DECT o puntos de acceso inalámbricos, perfectamente integrados tanto en datos como en voz, con los equipos de acceso, se ofrece tanto a los clientes finales como a los operadores un camino profesional, sencillo y flexible hacia la completa convergencia IP.

El grupo Teldat ha sido seleccionado por uno de los operadores con la mayor red de RDSI en el mundo, como el principal suministrador para dirigir a sus clientes desde RDSI a escenarios de IP. Esto ha sido posible combinando nuestra experiencia en productos de acceso para servicios gestionados de operador con nuestra experiencia en sistemas de telefonía.

Eduardo Tejedor: