WIFIEstamos rodeados de ondas de radar, radio, telefonía móvil, Wi-Fi, etc., que ocupan el espacio a nuestro alrededor con un orden establecido por el ser humano y basado en unas autopistas invisibles llamadas “bandas de frecuencia”. 

La tecnología Wi-Fi utiliza principalmente las bandas de 2,4 y 5 GHz. Una pequeña parte del espacio radioeléctrico que se divide en una serie de canales por donde viaja la información (como los carriles de una autopista). La distribución de esos canales está regulada según diferentes patrones legislativos establecidos por: EE.UU., Europa, Japón, etc., para asegurar la interoperabilidad entre equipos que emiten ondas y evitar interferir en otros.

La tecnología 802.11n y sus limitaciones

La tecnología Wi-Fi más conocida es 802.11n. Los productos que la siguen pueden operar en las dos bandas, utilizando canales de 20MHz de amplitud.

La amplitud del canal (carril) es muy relevante. A mayor amplitud, mayor es también la tasa de transferencia de información y, por tanto, las conexiones son más rápidas. Pero esto tiene sus contras. Y es que una mayor amplitud de canal significa más espacio de radiofrecuencia ocupando una banda.

802.11n ofrece la posibilidad de operar con mayor ancho de banda utilizando canales de 40 MHz al unir dos de 20 Mhz (channel bounding).

Esta funcionalidad es fácil de conseguir en la banda de 5 Ghz, donde actualmente hay muchos canales y pocos equipos funcionando (está empezando a ser “colonizada” ahora por los nuevos dispositivos). Sin embargo, es muy complicado en la de 2,4GHz, que con solo 13 canales de 20 MHz disponibles se colapsa rápidamente por la existencia de muchos dispositivos circundantes, provocando interferencias entre ellos.

Era de esperar que las últimas tecnologías del mercado, como 802.11ac, evolucionaran en la amplitud de los canales a utilizar con el objetivo de dar prestaciones mucho más altas.

Así ha ocurrido. Lo primero es que 802.11ac opera solo en la banda de 5 GHz y lo segundo es que puede utilizar canales de 20 MHz, 40 MHz, 80 MHz…¡y hasta de 160 MHz!

Pero la autopista de 5 GHz tiene un espacio limitado donde finalmente caben n canales, dependiendo de su amplitud. Por ejemplo, en EE.UU. se soportan 20-25 canales de 20 MHz, 8-12 de 40 MHz, 4-6 de 80 MHz y, finalmente, 1-2 de 160 Mhz. El problema, en el fondo, se repite.

Es  802.11ac la solución?

Lo que en primer lugar llama nuestra atención es que los nuevos Access Points (APs) 802.11ac wave 2 pueden ofrecen rendimientos de hasta 3,5 Gbps de radio con 4 flujos y canales de 160 MHz… Pero eso no suele ocurrir fuera del laboratorio.

El principal motivo es que, con tan pocos canales de 160 MHz disponibles (1 o 2), los APs se interfieren unos a otros y la señal se degrada. Tanto, que ellos mismos deciden cambiar a canales menos anchos, de 80 MHz y hasta de 40 MHz en entornos de alta densidad, para poder ofrecer una conexión de calidad a los usuarios.

Al final, 802.11ac, que parecía ser la solución ideal de las oficinas “cableless” incluyendo la distribución de contenido multimedia de calidad, tiene en realidad un problema similar a 802.11n. Las tasas de transferencia publicadas no suelen ser las más efectivas para cada oficina y dependen de un análisis y estudio personalizados de la distribución de radio en cada proyecto.

Pero 802.11ac no solo consiste en disponer de canales de mayor amplitud. También ofrece innovaciones técnicas muy importantes, ya en su versión base (wave 1), como la modulación QAM256 que le permite triplicar el ancho de banda ofrecido a los clientes o la mejora sustancial del MIMO. Hasta ahora un Access Point podía ser Single User MIMO 3×3 o incluso 4×4 sin extraer todo su potencial, porque casi no hay terminales en el mercado que soporten MIMO 3×3 o más. Wave 2 es Multi User MIMO. Por primera vez un Access Point puede servir diferentes flujos de tráfico a distintos usuarios simultáneamente (Un AP MIMO4x4 puede hablar con dos portátiles MIMO2x2 a la vez) y optimizar de forma considerable la tasa de transferencia neta a muchos terminales.

En resumen, 802.11ac ofrece mejoras tangibles a los usuarios independientemente de la problemática con los canales. Es una solución que ha venido al mercado para quedarse y permite servicios de conectividad inalámbrica con una calidad y rendimiento hasta ahora asociados solo al cable.

Este es el camino tecnológico que ha empezado a seguir Teldat. Y no solo dispone de productos 802.11ac ya en el mercado, sino que seguiremos trabajando de forma paralela a la evolución de esos productos para ofrecer las soluciones más competitivas a sus clientes.


Sobre el autor

Francisco Navarro
Francisco Navarro
Francisco Navarro, licenciado en Ciencias Físicas,  es responsable de producto para la línea de router corporativo en Teldat.

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone