ALL IP bajo control- Parte 1

all-ipLa migración de RDSI a ALL-IP ha alcanzado un punto en el que el número de conexiones telefónicas basadas en IP ha excedido al de conexiones por línea fija (analógicas o por RDSI). Por otro lado, la oferta de soluciones informáticas basadas en la nube ha crecido, facilitando así la migración a ALL-IP en entornos fuera de la oficina.

(más…)

Michael Bindner:

Larga vida al ALL-IP-Parte 2

ALL-IP¿Migrar la centralita RDSI, o sustituirla por una nueva solución para datos y voz basada en IP? Esas son las dos alternativas. Esas son las dos opciones para pasar de RDSI a all-IP. ¿Cuál es la mejor opción?

Como ya anunciamos en nuestra anterior entrada del blog, hoy analizaremos en detalle las posibilidades que ofrecen las dos opciones all-IP.

Migrar la centralita RDSI

Optar por la migración significa mantener la centralita existente y que una pasarela de medios se encargue de la conexión RDSI. La principal ventaja de este sistema es que, al colocar una pasarela de medios entre la centralita y la conexión all-IP de banda ancha, la propia centralita no se ve afectada.

Recurrir a una pasarela de medios profesional, que sea capaz de unificar las interfaces y funcionalidades necesarias, es de vital importancia. En estos casos, merece la pena invertir en sofisticados mecanismos QoS (de calidad de servicio) para garantizar la fiabilidad del sistema y una calidad de voz adecuada. Naturalmente, uno de los requisitos básicos es el ancho de banda disponible. Por lo general, se puede conseguir una buena calidad de voz (comparable con RDSI) destinando 100 kbit/s a cada canal de voz bidireccional de entrada y salida. Además, se deben valorar parámetros cualitativos como el retardo o el jitter, y establecer unos niveles aceptables de pérdida de paquetes. Por ejemplo, perder 10 paquetes de datos coherentes de golpe puede suponer entre 100 y 300 ms de información de voz. Para que las llamadas entrantes y salientes funcionen bien, la pasarela de medios convierte los datos de voz RDSI en datos IP y viceversa.

Es importante tener en cuenta que todos los datos procedentes de, o transmitidos a, la plataforma all-IP, deben ser compatibles con SIP, que es el protocolo de red que se usa en estos casos. El SIP (protocolo de inicio de sesión) se encarga del control, la configuración y la desarticulación de la conexión. Los datos de voz, como tal, se transmiten mediante el protocolo de tiempo real (RTP). La experiencia nos demuestra que SIP no es lo mismo que VoIP, y que VoIP y all-IP también son cosas distintas.

Un ejemplo sencillo: el proveedor de servicios all-IP envía números de teléfono en formato canónico, lo que significa que el número del cliente al que se llama es el +49-91-196730 (por poner un ejemplo). Si la pasarela de medios no convirtiese el formato a 091-196730 antes de enviarlo a la centralita RDSI, es muy probable que ninguno de los teléfonos conectados a la centralita sonase. Y lo mismo sucede al revés, cuando las llamadas se hacen desde una red RDSI a una red IP.

Nueva solución pall-IP

Si no se va a migrar la centralita RDSI ya instalada por motivos técnicos o económicos, debe sustituirse en favor de una solución all-IP de datos y voz. Sin embargo, hay que tener presente que una solución all-IP puede hacer que la centralita pierda funcionalidad y limita el uso de los terminales. En estos casos, se tienen que instalar terminales IP nuevos. Este coste no debe subestimarse, especialmente en empresas con un gran número de terminales digitales (a menudo en régimen de propiedad). Dicho esto, una infraestructura completa enteramente basada en IP ofrece múltiples maneras de optimizar los procesos de trabajo (lo que se traduce en beneficios).

Numerosas funciones como la solución DECT sobre IP, el contestador, los interfonos basados en IP (con imágenes de vídeo de las visitas en terminales IP o smartphones) pueden usarse e integrarse fácilmente en soluciones profesionales de comunicación all-IP. A día de hoy, se pueden combinar perfectamente las redes LAN inalámbricas para empleados móviles y los HotSpots (puntos de acceso) que usan visitas y clientes.

Gracias a su vasta experiencia con pymes, grandes empresas e integradores, Teldat ha sumado al proveedor de servicios Deutsche Telekom a su lista de clientes ofreciendo programas personalizados de migración y novedosas soluciones all-IP.

Michael Bindner:

La tecnología G fast da un soplo de vida a los cables de cobre

g fastA pesar de que la VDSL2 y la vectorización ya se comercializan a modo de servicio, la tecnología G.fast puede aumentar el ancho de banda de los cables de cobre. No obstante, esta nueva tecnología, presentada por la UIT, también tiene sus inconvenientes.

Junto con las normas G.9700 y G9701, la UIT aprobó a finales del año pasado una nueva tecnología puente para la “última milla”. Se espera que esta ofrezca a los usuarios finales la posibilidad de transmitir datos a alta velocidad usando cables de cobre (algo que, hasta ahora, solo era posible con una conexión de fibra óptica).

Como ya hicieran antes las tecnologías VDSL2 y de vectorización, G.fast aumenta el ancho de banda que es posible obtener a partir de cables de cobre, si bien solo funciona de manera satisfactoria en distancias muy cortas.

G.fast deriva de la recomendación UIT-T G.fast-psd. En inglés, estas siglas se corresponden a “acceso rápido a terminales de abonados” (Fast Access to Suscriber Terminal, FAST), especificación de la densidad espectral de potencia. A día de hoy, se espera que esta tecnología proporcione a los usuarios finales un ancho de banda de hasta un Gigabit por segundo. Como es lógico, el tráfico entrante y saliente deberá compartir ancho de banda.

Susceptibilidades y problemas de coexistencia entre G.fast y DSL

La tecnología G.fast emplea frecuencias mucho más altas que las de otros estándares anteriores. Mientras que el ancho de banda de VDSL puede llegar a alcanzar los 30 MHz, G.fast tiene un valor inicial de 106 MHz, ¡ ya se ha planeado doblarlo a 212 MHz!

Sin embargo, estas altas frecuencias también pueden causar susceptibilidades y problemas con las conexiones xDSL ya existentes.

Hacer funcionar las tecnologías VDSL2 y G.fast de manera simultánea en el mismo mazo de banda ancha resulta relativamente sencillo. Para evitar la diafonía de ambos estándares durante la transmisión, G.fast utiliza frecuencias más altas que VDSL2. Además de las frecuencias iniciales de 2,2 MHz y 8,5 MHz, la UIT definió dos bandas más de 17,664 MHz y 30 MHz.

Inconvenientes que limitan el ancho de banda

Además de la diafonía la tecnología G.fast se enfrenta a una serie de inconvenientes que limitan la longitud del cable. Según la UIT, solo se podrá transmitir datos a entre 500 y 1.000 Mbit/s con cables de menos de 100 metros de longitud. Si los cables son de 250, la transferencia de datos se hará a 150 Mbit/s. Por lo tanto, esta tecnología sirve para complementar las redes FTTP y FTTdp (fibra hasta el edificio/punto de distribución).

Entonces, ¿podemos hablar de producción en serie?

La respuesta es, no. Pasará algo más de tiempo hasta que la tecnología G.fast se ponga en práctica. Hasta ahora, ninguna de las principales operadoras cuenta con planes concretos para implantar esta tecnología. Sin embargo, las continuas peticiones de aumento del ancho de banda convierten a esta tecnología en la depositaria de grandes esperanzas, de modo que seguiremos prestándole atención en el futuro.

Como fabricantes de routers de red punteros, en Teldat vigilamos muy de cerca los progresos en esta materia y esperamos con impaciencia cualquier desarrollo venidero. Porque Teldat es innovación; porque la innovación es futuro.

 

Michael Bindner: