5g2018 ha sido un año clave en el avance hacia la quinta generación de redes móviles o “5G”. A mediados del año pasado se publicó un primer acuerdo dentro de la alianza 3GPP que define la hoja de ruta para el desarrollo de esta tecnología, y todavía queda una segunda fase para concretar ciertos aspectos, prevista para finales de 2020.

A raíz de este primer acuerdo, se han publicado numerosos estudios y teorías de cómo 5G habilitaría nuevos casos de uso (hasta ahora inviables) y el impacto que tendrían en el mundo tal y como lo conocemos.

Para 2025 se estima que alrededor de 8 millones de vehículos autónomos circularán por las carreteras del mundo, 31.000 millones de objetos estarán conectados y habrá más de 88 smart cities. 5G es uno de los pilares tecnológicos que fundamenta estas predicciones.

La irrupción y la disrupción de las redes 5G

Donde ahora hablamos de anchos de banda de Mbps hablaremos de Gbps en un futuro próximo. Pero quizás la mayor rapidez de las redes no sea el cambio más disruptivo. La mayoría de los estudios apuntan a que la capacidad de conectar miles de dispositivos concentrados en áreas geográficamente pequeñas, así como la reducción de latencia a menos de 1ms serán las claves para un boom de nuevas aplicaciones que hasta ahora parecían ciencia ficción.

La quinta generación de redes móviles o 5G define un mejor tratamiento de un gran numero de fuentes de datos con gran volumen de tráfico y permite reforzar áreas de gran densidad de dispositivos con un mayor número de antenas sin saturar el espectro radioeléctrico y el despliegue de infraestructura contempla enlaces entre BTSs de alta capacidad sobre redes inteligentes definidas por software (SDN).

Disponer de la capacidad de gestionar áreas con altísima densidad de dispositivos conectados a la red junto con la baja latencia permitirá que la capacidad de computación que, hasta ahora, se hace en local (en el smartphone, el ordenador de a bordo de coches autónomos, centros de computación, etc.) se puedan migrar hacia entornos cloud con arquitecturas mucho mas eficientes para el tratamiento de grandes cantidades de datos y computación.

¿Qué cambios nos esperan gracias a la quinta generación de redes móviles?

Los sistemas de movilidad autónomos podrían traer el concepto de CaaS (Car as a Service) sin conductor gestionando las situaciones más complejas que requieren el análisis de gran cantidad de datos y comunicación entre vehículos. Los sistemas de realidad aumentada ya no dependerán de disponer el último smartphone del mercado para poder procesar toda la información digital sobre datos obtenidos del mundo real y podrían ser mucho más potentes ayudando a gestionar situaciones en tiempo real. Por último, la sanidad podría “democratizarse” todavía más y los últimos tratamientos de urgencia y cirugía estarían disponibles incluso a cientos de kilómetros del hospital más cercano a través de robots conectados a la nube y controlados por médicos mediante sistemas de realidad aumentada.

Obviamente, estas nuevas aplicaciones tendrán un impacto económico significativo y se calcula que 5G traerá 22 millones de nuevos puestos de trabajo y podría tener un impacto sobre la economía mundial de 12.000 billones de euros en 2035.

Como proveedor experto en soluciones de comunicaciones, Teldat está en contacto constante con las principales operadoras y fabricantes para desarrollar un portfolio de productos con tecnología 5G de redes móviles para el ámbito corporativo. ¿Nuestro objetivo? Estar a la vanguardia en el mercado 5G.


Sobre el autor

Francisco Guerrero
Francisco Guerrero
Francisco Guerrero es Ingeniero de Telecomunicaciones y es el Director del Departamento de Marketing de Producto de Teldat.

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes



| Etiquetas: