electronic IT¿Por qué el reverso de cualquier aparato o accesorio electrónico está plagado de símbolos diferentes entre sí? Esa es la pregunta que se suelen hacer muchos usuarios de este tipo de productos. ¿Qué significan todos ellos? ¿Para qué sirven?

Con un simple vistazo a la parte trasera de un ordenador, un router, un monitor, un teclado o una fuente de alimentación, vemos que todos comparten la misma característica: una placa identificativa llena de símbolos.

Lo cierto es que cada uno representa la conformidad del producto con alguna norma requerida en un país o espacio económico determinado. Y es que los fabricantes buscan que un mismo producto salido de fábrica pueda venderse en el mayor número de países posible. Sería deseable una mayor uniformización de los requisitos, pero muchos países siguen teniendo sus propias normas técnicas y marcados diferenciados.

La normativa en la Unión Europea

Entre los símbolos más comunes encontramos el conocido CE, siglas de Conformité Européenne, que abre la puerta a todo el mercado de la Unión. Es la marca que más frecuentemente encontramos los europeos. Si está presente significa que el producto cumple todas las normativas requeridas en Europa: compatibilidad electromagnética en emisión, pero también inmunidad, seguridad eléctrica, eficiencia energética y sustancias químicas peligrosas, principalmente.
El fabricante debe realizar todos los ensayos necesarios para asegurar el cumplimiento, habitualmente acudiendo a laboratorios acreditados.

La normativa en EE.UU.

Otras marcas habituales son FCC y UL, basadas en un planteamiento completamente distinto. FCC son las siglas de la Federal Communications Comission, una agencia del gobierno federal de los EE.UU. Cualquier aparato electrónico debe someterse a sus normas, si bien son mucho más limitadas que las europeas: la FCC se limita a pedir un bajo nivel de emisión electromagnética y, si se trata de un equipo con transmisión de radio, también debe demostrar un uso adecuado del espectro, pero no inmunidad frente a interferencias ni seguridad eléctrica.

El requisito de la seguridad frente a riesgos eléctricos, de gran importancia, suele cubrirse con la marca UL, regulada por una entidad privada, pero casi siempre exigida en el mercado americano. Si bien la FCC demanda un conjunto limitado de ensayos, en los equipos transmisores de radio, no basta con que el fabricante los realice el informe y lo guarde en un cajón como en el caso CE, sino que debe acudir a sus oficinas a registrar su producto y estamparle un código FCC ID que encontramos en la etiqueta de puntos de acceso Wi-Fi o en teléfonos móviles.

Esa base de datos es pública y está disponible en la web https://www.fcc.gov/oet/ea/fccid. Los tres primeros caracteres identifican al fabricante y los seis últimos define el producto. Así, podemos buscar el código YUA, que corresponde a los productos Teldat. El registro en la FCC, una suerte de catastro radioeléctrico, nos informa de la dirección del responsable y de las frecuencias y potencias con que emite.

El cumplimiento de las regulaciones es lo que garantiza que los equipos electrónicos que nos rodean son fiables y seguros. Sin las garantías que proporcionan, al encender un aparato quizá dejara de funcionar otro (imagen borrosa en la tele, ruidos en la radio, la llamada se corta o la Wi-Fi se desconecta…). O peor aún, podríamos sufrir calambres o quemaduras u otros daños.

Los gobiernos cambian periódicamente las normas, adaptándose a los cambios tecnológicos. En Teldat actualizamos rigurosamente nuestros productos conforme a todos los requisitos técnicos para ofrecer a nuestros clientes todas las garantías.


Sobre el autor

Ricardo Saiz Villoria
Ricardo Saiz Villoria
Ricardo Saiz, ingeniero de Telecomunicación, forma parte del departamento de I+D. Dentro de éste trabaja en el grupo de Hardware, responsable del diseño electrónico y de la certificación de los equipos.

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes



| Etiquetas: