corporate securityLa Ley de Seguridad Privada establece varios grados para categorizar el nivel de seguridad de los establecimientos, que van desde el grado 1, que corresponde al de menores requisitos, hasta el 4, en el que se enmarcan los negocios o ubicaciones de consideración crítica a nivel de requisitos de seguridad. A partir del nivel 2, se considera obligatoria la conexión a una central receptora de alarmas, tanto en domicilios, como en pequeños negocios.

Pero es a partir del nivel 3 en donde las exigencias legales se hacen más notorias. Este nivel corresponde a ubicaciones de riesgo medio-alto, como entidades financieras, joyerías, galerías de arte y antigüedades, gasolineras, administraciones de lotería, casinos y salas de juego y otros establecimientos que almacenan y manejan efectivo.

La conectividad a receptora de alarma ha de ser mediante doble canal de trasmisión a partir de grado 3. Hasta aquí la prescripción de la ley. Pero la naturaleza de esas vías de conectividad queda fuera de una ordenanza legal que data de hace casi una década. Desde entonces, las comunicaciones han avanzado considerablemente.

Sin embargo, por primera vez, el mercado evoluciona en paralelo, e incluso supera la legislación, de ahí que proliferen en televisión anuncios de sistemas de seguridad con anti-inhibidores de la transmisión, y es que se está demostrando que es el punto más fácil de atacar de toda la cadena de seguridad, y los enemigos de lo ajeno lo saben: ¡La eficacia de un sistema de seguridad es tan buena como su punto más débil!

Y es que la mayoría de los sistemas actuales de seguridad en instalaciones de grado 2 o 3 funcionan con líneas tradicionales o inalámbricas, fáciles de sabotear actualmente. Por ello, un elemento clave en el nivel de seguridad es la detección de la disponibilidad de los canales de transmisión, lo que se realiza sondeándolos periódicamente. Pero este es precisamente el talón de Aquiles de los sistemas actuales, que en muchos casos están expuestos durante horas entre sondeos, dando una oportunidad de oro a los atacantes para actuar.

Seguridad y redes de transmisión IP

La tecnología actual permite mejorar de forma muy clara la detección de sabotaje mediante las redes de transmisión IP, con conexiones redundantes always-on, que precisamente se encuentran en la mayoría de ubicaciones de grado 2 y en todas las de grado 3. Además, disponen de una gestión y una monitorización adecuada, dado su impacto en el desarrollo del negocio.

Avanzando aún más, el uso de redes SD-WAN, orientadas a mejorar la disponibilidad y la explotación de las comunicaciones, es una oportunidad de oro para aumentar la seguridad de las ubicaciones de grado 2 y 3, ya que habilita al sistema de seguridad para utilizar cualquier tipo de línea de comunicación, fija o móvil, que esté disponible actualmente o lo vaya a estar en un futuro próximo. ¡Y todo ello de forma eficaz, fácil y rápida!

SD-WAN, además, permite mejorar sensiblemente el nivel de seguridad en muchas instalaciones, puesto que incorpora sondeo de líneas a nivel de segundo para detectar sabotajes de forma prácticamente instantánea, además de análisis de los canales de comunicación en tiempo real para el uso en cada momento del camino más adecuado para la transmisión de cada aplicación, asegurando la transmisión de seguridad, tanto del panel de alarmas como habilitando sistemas complementarios como puede ser transmisión de audio y vídeo, que SD-WAN permite añadir de una forma muy fácil.

Integrar la seguridad en las redes SD-WAN

No solo es posible, también es:

1. Rentable, porque aprovecha infraestructuras.
2. Fiable, en la medida en que incorpora en la gestión de red la transmisión de seguridad.
3. Sencillo, puesto que las redes SD-WAN están pensadas para soportar diversas aplicaciones con un nivel avanzado de segmentación, que garanticen la convivencia, la interoperabilidad y la seguridad, y todo ello gestionado desde una ágil e intuitiva interfaz gráfico de usuario.

La solución SD-WAN Teldat es ideal para lograr la actualización y la mejora de los sistemas de


Sobre el autor

Marcel Gil
Marcel Gil
Ingeniero en Telecomunicaciones y Máster en Telemática por la Universidad Politécnica de Catalunya, es Responsable de la línea de negocio SD-WAN en Teldat

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes



| Etiquetas: