Open sourceAunque el software open source surgió hace ya más de tres décadas, en los últimos años no ha parado de crecer y de ganar peso en el mercado, si lo comparamos con el software propietario, o de código cerrado. El cambio de tendencia hace que cada vez más CIOs y CTOs se planteen pasar del software propietario, antaño líder indiscutible, al open source.

Durante el 2018, hemos visto cómo muchas de las principales empresas del sector se sumaban a este fenómeno y adquirían importantes compañías de open source. Algunas de las compras anunciadas el pasado año fueron tan relevantes que han pasado a formar parte de las 10 adquisiciones más destacadas de la historia dentro del sector tecnológico.

Sin ánimo de detenernos más en este asunto, es posible que una de las razones que expliquen la subida meteórica del software open source sea su uso por parte de los sectores tecnológicos con mayores perspectivas de crecimiento: inteligencia artificial, servicios en la nube, IoT, Big Data, metodologías para unificar el desarrollo y la operación del software, aplicaciones independientes, etc. Además, se prevé que 2019 sea un año en el que mercados que tradicionalmente han confiado en el software propietario reciban una oleada de tecnologías nuevas basadas en código libre. Por lo tanto, todo parece indicar que el software de open source seguirá creciendo en 2019.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del software open source?

Existen algunos beneficios y perjuicios del software open source frente al uso de soluciones propietarias. Veamos cuáles son.

1. Coste

La primera ventaja en la que pensamos cuando hablamos del software open source es gratis. Aunque esto resulta muy conveniente, el coste final del proyecto es otro.

El código existe, pero los desarrolladores de software tienen que trabajar con él y eso cuesta dinero. De hecho, puede que el software propietario desarrollado por el proveedor esté en un estadio mucho más avanzado y que su uso en un proyecto sea menos costoso.

Así que, a la hora de calcular costes, es necesario analizar todo el contexto y no solo el gasto que supone descargarse el software.

 

2. Competencia

El software open source no pertenece a un único proveedor, lo cual significa que es accesible para todos. Los desarrolladores que trabajan para la empresa del usuario final y para otros clientes tienen acceso al código. Esto permite al cliente obtener plugins, usar software diseñado por terceros o subcontratar a desarrolladores independientes para que se encarguen del proyecto.

El software propietario obliga al usuario final a depender completamente de la empresa desarrolladora y de su red de socios autorizados, lo que supone una desventaja respecto al software opensource.

 

3. Asistencia

Es conviene resaltar que, en lo que concierne a la asistencia técnica, uno depende de la comunidad ligada al software de open source. Si esta comunidad es grande, la ayuda es mayor.

Algunos proveedores de open source cuentan con una red de apoyo sólida, pero pueden cobrar por ello. Como todo, su conveniencia o no depende del contexto. Por ejemplo, si se usa un software de open source con una gran comunidad de usuarios que son desarrolladores y, a su vez, el cliente final cuenta con profesionales altamente cualificados en la materia, la asistencia técnica no debería ser un problema. Sin embargo, este no es siempre el caso.

 

4. Seguridad

A priori, uno podría pensar que el software open source es menos seguro porque no se programa en un entorno controlado. Además, el dar acceso a todo el mundo (incluyendo hackers) podría plantear problemas de seguridad. Aunque cierto, esto no siempre es así. De hecho, algunas empresas de software de open source afirman ser más seguras que las de software propietario por diversos motivos.

Por ejemplo, si hay una gran comunidad de desarrolladores usando el software de open source, los fallos se detectan pronto y las soluciones se comparten con los demás a través de la comunidad. Además, algunas empresas de software de open source afirman contar con una red de hackers éticos (de sombrero blanco) que ayudan a detectar fallos antes de que afecten a los usuarios finales.

 

5. Uso

El software de open source tiende a ser más difícil de usar que el software propietario porque suele estar orientado a desarrolladores de alto nivel y expertos. Además, al ser gratuito, los fabricadores tienden a facilitar menos información escrita o manuales. Pero esto concuerda con lo que ya se ha dicho sobre la asistencia técnica. Por lo tanto, hay casos en los que open source tiene mejor uso.

 

Conclusión

En general, se puede decir que el software open source presenta ventajas y desventajas que no son fáciles de identificar de forma inmediata. Estas dependen de diversos factores, entre otras cosas, de los diversos puntos que hemos abordado más arriba, del tamaño de la empresa del cliente final, de la talla del proyecto, o de los conocimientos técnicos de los desarrolladores y usuarios finales.

Antes de decantare por software libre o propietario, el usuario final debe investigar qué opciones tiene a su alcance en función del tipo de proyecto, los desarrolladores que vayan a trabajar en él, el mercado y sus requisitos.


Sobre el autor

Javier García
Javier García
ADE y Marketing. En el departamento de Marketing Corporativo de Teldat es el Online Marketing Manager. 

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes