teleworking-security-wi-fi-sd-wanLa crisis sanitaria provocada por la  COVID-19 y el confinamiento forzoso de la mayoría de la población ha impuesto el teleworking  como una nueva manera de relacionarse con la empresa.

Desde el auge de las telecomunicaciones y las redes llevamos hablando de esta nueva modalidad de trabajo, con iniciativas emprendidas desde muchas organizaciones sin que finalmente terminasen de cuajar.

El ser humano es, en cierta medida, reacio a los cambios, a tener que salir de su zona de confort. Nunca mejor dicho: nada mejor que una crisis profunda para inducir transformaciones  y vencer las resistencias en los cambios organizativos.

También se ha demostrado que las herramientas para teletrabajar están disponibles y a pesar de unas dificultades al inicio del confinamiento,  los problemas se han solucionado en pocos días y las empresas que no tenían contemplado este modelo organizativo, han podido en poco tiempo solventar los problemas de conectividad con los teletrabajadores. Quedan pendientes, en muchos casos, temas por resolver como la seguridad y las amenazas provenientes de la propia red Internet y la gestión de esa extensión de la red hacía la casa del teletrabajador.

Poner en servicio de red privada para facilitar el teleworking

Las entidades que opten por tener una parte de su plantilla teletrabajando van a tener que considerar el acceso a Internet de su teletrabajador como una extensión de su propia red y así poder separar el tráfico privado del usuario, del tráfico propio de la entidad. Lo importante es que el tráfico que viaja por Internet no sea interceptables. Par ello existen las redes VPN con enrutamiento del tráfico encriptado en origen.

Sin embargo, se plantea desde los gestores de redes el cómo montar y mantener tales conexiones, de una manera sencilla, para que no se produzcan interrupciones de tráfico, problemas de seguridad. También se cuestionan cómo intervenir rápidamente y monitorear dichos enlaces.

 

La Wi-Fi particular: fundamental para el teletrabajo

Otro agujero en la seguridad está en la Wi-Fi del teletrabajador, que no debe de ser visible o accesible para cualquier dispositivo que pudiese conectarse malintencionalmente. Una Wi-Fi telegestionada permitiría a la organización mantener ese agujero bajo control.

Por último, se hace imprescindible el uso de un antivirus/antimalware eficiente y de pago; un PC portátil en casa usado también para otros propósitos es una puerta de entrada para este tipo de ataques.

La transición al teletrabajo a gran escala sigue siendo un punto de tensión para las empresas que tuvieron que adaptarse en una emergencia. Sin embargo, frente a esta obligación, las compañías continúan “aprendiendo caminando” para establecer o consolidar procedimientos que permitan el teletrabajo.

Además, desde el punto de vista organizativo, la crisis actual demuestra que muchas tareas pueden llevarse a cabo de forma remota, al contrario de lo que muchas compañías pensaban.

Incluso si el teletrabajo no es la opción preferente de la compañía, ahora se está convirtiendo en un factor crítico en su capacidad de recuperación. Y hay una buena posibilidad de que esta situación de emergencia de la salud cree un nuevo marco de trabajo. ¡Las empresas están listas para dar el paso!

Desde Teldat, con nuestra solución be.SDx y SD-WAN basadas en una gestión centralizada de las redes, podemos construir dicha infraestructura segura y confiable para que las organizaciones puedan adaptarse a estos nuevos cambios.


Sobre el autor

Julien Lacoste
Julien Lacoste
ingeniero industrial y Regional Sales Manager en Teldat para todos los países franco-parlantes.

Comparte este post


Nuestras Soluciones Relevantes