g fastA pesar de que la VDSL2 y la vectorización ya se comercializan a modo de servicio, la tecnología G.fast puede aumentar el ancho de banda de los cables de cobre. No obstante, esta nueva tecnología, presentada por la UIT, también tiene sus inconvenientes.

Junto con las normas G.9700 y G9701, la UIT aprobó a finales del año pasado una nueva tecnología puente para la “última milla”. Se espera que esta ofrezca a los usuarios finales la posibilidad de transmitir datos a alta velocidad usando cables de cobre (algo que, hasta ahora, solo era posible con una conexión de fibra óptica).

Como ya hicieran antes las tecnologías VDSL2 y de vectorización, G.fast aumenta el ancho de banda que es posible obtener a partir de cables de cobre, si bien solo funciona de manera satisfactoria en distancias muy cortas.

G.fast deriva de la recomendación UIT-T G.fast-psd. En inglés, estas siglas se corresponden a “acceso rápido a terminales de abonados” (Fast Access to Suscriber Terminal, FAST), especificación de la densidad espectral de potencia. A día de hoy, se espera que esta tecnología proporcione a los usuarios finales un ancho de banda de hasta un Gigabit por segundo. Como es lógico, el tráfico entrante y saliente deberá compartir ancho de banda.

Susceptibilidades y problemas de coexistencia entre G.fast y DSL

La tecnología G.fast emplea frecuencias mucho más altas que las de otros estándares anteriores. Mientras que el ancho de banda de VDSL puede llegar a alcanzar los 30 MHz, G.fast tiene un valor inicial de 106 MHz, ¡ ya se ha planeado doblarlo a 212 MHz!

Sin embargo, estas altas frecuencias también pueden causar susceptibilidades y problemas con las conexiones xDSL ya existentes.

Hacer funcionar las tecnologías VDSL2 y G.fast de manera simultánea en el mismo mazo de banda ancha resulta relativamente sencillo. Para evitar la diafonía de ambos estándares durante la transmisión, G.fast utiliza frecuencias más altas que VDSL2. Además de las frecuencias iniciales de 2,2 MHz y 8,5 MHz, la UIT definió dos bandas más de 17,664 MHz y 30 MHz.

Inconvenientes que limitan el ancho de banda

Además de la diafonía la tecnología G.fast se enfrenta a una serie de inconvenientes que limitan la longitud del cable. Según la UIT, solo se podrá transmitir datos a entre 500 y 1.000 Mbit/s con cables de menos de 100 metros de longitud. Si los cables son de 250, la transferencia de datos se hará a 150 Mbit/s. Por lo tanto, esta tecnología sirve para complementar las redes FTTP y FTTdp (fibra hasta el edificio/punto de distribución).

Entonces, ¿podemos hablar de producción en serie?

La respuesta es, no. Pasará algo más de tiempo hasta que la tecnología G.fast se ponga en práctica. Hasta ahora, ninguna de las principales operadoras cuenta con planes concretos para implantar esta tecnología. Sin embargo, las continuas peticiones de aumento del ancho de banda convierten a esta tecnología en la depositaria de grandes esperanzas, de modo que seguiremos prestándole atención en el futuro.

Como fabricantes de routers de red punteros, en Teldat vigilamos muy de cerca los progresos en esta materia y esperamos con impaciencia cualquier desarrollo venidero. Porque Teldat es innovación; porque la innovación es futuro.

 


Sobre el autor

Michael Bindner

Comparte este post

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone